ChileColombiaEcuadorEl Salvador

Italia: 25 arrestos en operación en contra de pandillas de latinos

8 octubre 2013 La RepubblicaItalia

pandillasUna operación de la policía de Milán ha desarticulado una banda de latinos que pertenecían a la pandilla Ms13. La policía ejecutó 25 órdenes de captura (algunos en arrestos domiciliario) contra las personas de edades comprendidas entre 17 y 36 años, en su mayoría salvadoreños, pero también de Colombia, Chile y Ecuador. Las acusaciones son de conspiración, robo, lesiones, tenencia y portación ilícita de armas blancas.

Violencia para conquistar la tierra. La banda, estructurada en manera jerárquica, estaba comprometida en una lucha contra banda rivales por el dominio del territorio. Las medidas se llevaron a cabo en las provincias de Milán, Brescia, Cremona, Novara, Pavía y Monza. Los jueces instructores de Milán, quien emitió las órdenes son Andrea Antonio Salemme y Rosanna Calzolari (esta última de la corte juvenil).

El jefe de la pandilla se llama “kamikaze”. De acuerdo con las conclusiones de la operación llamada “Mereros”, la cabeza de lo que los investigadores llamaron “una verdadera organización criminal” era Josué Flores Soto, de 25 años, llamado “kamikaze” o “ranflero”. Las encuestas han evidenciado que Flores Soto dictaba órdenes indiscutibles sobre castigos para los componentes que se oponían a llevar a cabo las tareas que se les asignaban en contra de miembros de otras bandas latinas presentes en Milán: el empiezo de estos castigos se llamaba “luz verde”.

El himno en línea. También hay un himno que exalta las acciones de los miembros en contra de las otras pandillas y honra a los compañeros que terminaron en la cárcel: “La Mara Salvatrucha… está sorprendiendo… soldados de Perú y Ecuador… está matriculando… Chavalas matando… Italia invadiendo… con inteligencia nos estamos expandiendo”. Dos años de investigaciones, entre muchas interceptaciones telefónicas y una serie continua de emboscadas: por teléfono los miembros de la pandilla hablaban de proyectos violentos y los investigadores de la policía italiana tenían que esconderse para ver qué pasaba y prevenir cualquier acto violento.

Dos intentos de asesinato en 2011. Los investigadores han documentado que los miembros de la pandilla estaban en contacto con las pandillas en El Salvador. La organización de Milán era autónoma, y fue desmantelada a partir de la investigación de dos intentos de asesinato, uno en una parada de metro en enero 2011, y otro en el mes siguiente en la calle Pompeo Castelli. De hecho, las órdenes de custodia se refieren a otros cuatro miembros que ya se encuentran en cárcel, un menor de edad actualmente detenido y otros dos que se encuentran en un centro de rehabilitación.

Una paliza de 13 segundos. La banda, explicó el jefe de policía Alessandro Giuliano, “tenía como objetivo consolidarse dentro de la comunidad latino-americana en Italia”, y entonces solía recurrir a la violencia para imponer su papel hegemónico a las otras bandas, pero también para auto-financiarse y contribuir al mantenimiento de sus miembros detenidos a través de robos. Los investigadores también han tenido una confirmación del ritual brutal para unirse a la organización: una paliza de 13 segundos por todos los miembros de la pandilla.

Machetes, cuchillos y decálogo de la obediencia. En el curso de las búsquedas realizadas en diferentes provincias, así como en Novara, la policía incautó cuatro machetes, varios cuchillos y un decálogo que contenía las reglas muy estrictas de obediencia que los afiliados tenían que respetar ante sus líderes.

Los ritos de iniciación. El lugar donde se encontraban los MS13 eran parques, que ellos marcaban con etiquetas en las paredes como “su territorio”, pero que a menudo cambiaban, mientras los afiliados eran de otras provincias de Lombardía. Chicos aparentemente normales, hijos de parejas que trabajan o ellos mismos trabajadores, pero desadaptados y violentos. Los afiliados superaban una pesada iniciación para entrar a formar parte de la pandilla (13 segundos de golpes para los chicos, violación en grupo para las chicas) y luego obedecían incondicionalmente a la cabeza. Una pandilla, la Mara Salvatrucha, que nació después de la más famosa Latin King, y de la que la policía empezó a tener noticias en 2008, cuando un joven fue golpeado con un hacha en un ojo y lo perdió.

Fuente: La Repubblica

Editado por Angelo Olivieri

Comentarios